martes, 1 de mayo de 2007

En el día del trabajador: Nadie sabe para quien trabaja


Aprendí ese juego de cartas como a lo 7 años quizás, me lo enseñó mi madre. Recuerdo que me encantaba jugarlo… ¿por el gusto a impredecible? ¿por el viento que se siente en la cara cuando nos roza el azar? En este juego, más que del triunfo o de la derrota, se aprende de la fugacidad. Me atrae reconocerme en mis gustos de niña.
Este tiempo me he visto desde afuera siendo una carta y un jugador de ese juego.
El amor parece no tener propiedad privada, o quizás existe hasta que ese par de cartas o eso que se poseía, pasa a pertenecer a otro jugador.
El espíritu se alimenta del ser amado, y todo sigue bien mientras el espíritu re-alimenta al ser amado, pero de pronto, en ‘otra vuelta del espiral’ otro jugador aparece con el mismo número de la carta que encabeza el montón acumulado… bebe de ese espíritu renovado y luego exhibe en el espacio exterior un renovado montón de cartas, con la cara de una nueva carta, y así sucesivamente… La carta que encabeza el montón es la cara y el cuerpo que sigue transcurriendo en el espacio, visible para cualquiera que se cruzará y de pronto dejará de ser cualquiera porque anda con una cara parecida, que hará un nuevo par… Nadie sabe para quien trabaja.
- Mamá: ¿juguemos al ‘nadie sabe para quien trabaja’? -

PD: escribiría otra cosa acerca de este día también, pero la tentación me condujo por acá. De la motivación inicial, al menos quiero expresar que todos los periodistas deben detenerse y corregir su expresión: no es “el día del trabajo”, es “el día del trabajador”. Y ojo, hace 100 años fue la matanza de Santa María; en el colegio de Iquique en el que los trabajadores se amotinaron, se encontraron barajas de naipe español…

3 comentarios:

Carola dijo...

nadie sabe para quien trabaja, se complementa con "con guitarra es otra cosa", y "no por levantarse mas temprano amanece antes"...hay que aprender los juegos de azar porque a veces te enseñan de la vida......
en una pelicula rasca aprendí .... "que hay que dejar que las cartas hablen"....y por lo que dicen estas cartas...hay dolor, hay pena y sufrimiento en la pérdida (que es comun en el juego de la vida), pero recuerda que hay nueva sabiduria;
"no hay mal que dure 100 años, ni tonto que lo aguante".

Su dijo...

gracias por el aliento. Si nadie sabe para quien trabaja ¿quien sabe cuanto duran los años?

Lorenzo dijo...

En Chicago, difícilmente alguien te puede decir si hay un monumento recordando a los trabajadores asesinados. Nadie sabe para quien trabaja...